19/4/13

RYANAIR SÓLO OCUPÓ 6 DE CADA 10 PLAZAS A LA VENTA ENTRE ASTURIAS Y MADRID

Tras la marcha de Ryanair del aeropuerto de Asturias, y con los datos de sus operaciones entre abril de 2012 y marzo de 2013 es hora de hacer balance de la ruta Astuias-Madrid que a priori era la ruta más demandada y que con su salida del corredor madrileño y la vuelta al monopolio de Iberia ha resucitado el debate de las pésimas conexiones aéreas de la región.

En un año de operaciones la low-cost irlandesa transportó casi 150.000 pasajeros entre Asturias y Madrid en sus dos frecuencias diarias a primera y última hora del día.

Sin embargo y al igual que ocurre en la ruta a Madrid  desde otros aeropuertos de la cornisa como Bilbao o Santander las ocupaciones de los aviones en la ruta se han mantenido entorno al 60%, ocupando sólo 59 de cada 100 plazas puestas a la venta.
La explicación parece encontrase en las bajísimas ocupaciones del primer vuelo de la mañana con salida de Madrid hacia Asturias a las 7:15h y que debido a su temprana partida era utilizado por muy pocos pasajeros.



















La compañía consiguió vender 6 de cada 10 billetes puestos a la venta, con una media de 112 pasajeros por avión (recordemos que Ryanair opera con B737-800 con capacidad para 189 pasajeros) por lo que la mayoría de estos billetes correspondían a las tarifas promocionales que se podían adquirir desde  12 euros por trayecto. 

Las aerolíneas, también las low-cost, tienen una política de precios basada en tarifas promocionales para las primeras plazas a la venta, y precios que van subiendo progresivamente a medida que el avión se va llenando. 
Evidentemente, con una media de ocupación del 59% en la ruta Asturias-Madrid, la mayoría de los billetes vendidos a tarifas promocionales y el alza de tasas con origen o destino Madrid que minimizaban las ganancias, la rentabilidad de la ruta sin subvención alguna era insostenible.

En el siguiente cuadro podemos observar como las medias de ocupación de las operaciones entre Asturias y Madrid estuvieron siempre por debajo de la media de ocupación de los vuelos desde Madrid a otros destinos nacionales de la compañía.

































La competencia con Iberia en la ruta hizo que los precios se mantuviesen dentro de unos límites razonables pero con diferente rentabilidad para cada aerolínea:

Ryanair puso a la venta hasta 756 plazas diarias repartidas en dos frecuencias en aviones de 189 plazas, mientras que Iberia, en el mejor de los casos operaba 7 frecuencias diarias ofertando hasta 2.100 plazas en aviones A319 y A320.

La media de pasajeros en cada aerolínea se sitúo en 112 pasajeros por avión para Ryanair y 111 pasajeros por avión para Iberia. Cifras muy similares pero con consecuencias diferentes; los aviones de Iberia tienen una menor capacidad que los de Ryanair  (144-171 plazas en Iberia frente a las 189 de Ryanair) unido a una política de venta fundamentada en la rentabilidad de conexiones a un segundo destino vía Madrid, hizo que Iberia tuviera mayor rentabilidad de sus operaciones entre Asturias y Madrid y que proporcionalmente sus aviones fueran más llenos.

En este contexto, y siempre refiriéndonos a las medias de ocupaciones con los datos en la mano, ambas aerolíneas volaban con una ocupación entorno al 60% que hizo que ninguna de las dos vendiera las plazas más caras de cada vuelo (aquellas reservadas a las últimas plazas a la venta) y los precios se mantuvieran estables.
En este sentido, y con unos precios estabilizados Iberia ofrecía un servicio más completo, con diversidad de horarios y frecuencias, servicios añadidos como equipaje facturado y posibilidad de conexión o la posibilidad de comercializar sus billetes a través de las agencias de viajes, características  que los dos vuelos diarios de Ryanair no podían aportar, limitándose a vuelos "punto a punto" en horarios fijos, sin flexibilidad de tarifas y comercializados únicamente a través de su web.

Por otra parte, como puede verse en el gráfico, los pasajeros transportados en la ruta se mantienen en un entorno similar cuando Iberia operaba en monopolio con hasta 7 frecuencias diarias y hasta el pasado marzo, cuando Ryanair completaba la oferta en la ruta:

ENERO 2012:  26.229 pasajeros (IBERIA)
ENERO 2013: 34.684 pasajeros (IBERIA + RYANAIR)

FEBRERO 2012:  27.437 pasajeros (IBERIA)
FEBRERO 2013:  29.767 pasajeros (IBERIA + RYANAIR)

MARZO 2012: 35.789 pasajeros (IBERIA)
MARZO 2013:  32.219 pasajeros (IBERIA + RYANAIR)






































El final de la historia ya lo conocemos.
Tras la marcha de la low-cost que no cumplió las expectativas de ocupación y rentabilidad con las que en abril de 2013 abrió las rutas desde Asturias la oferta de plazas entre Asturias y Madrid se ha recortado notablemente.
Por su parte, Iberia, lejos de aprovechar la situación para añadir frecuencias, e inmersa en un ERE y plan de reestructuración con el que dejará en tierra a 20 aviones de corto y medio radio, ha reducido también un 23% sus plazas ofertadas, con lo que ha visto como los aviones que antes volaban con una ocupación discreta y tarifas medias, están ahora llenos y vendiendo también las tarifas completas (más caras)

Esperemos pronto podamos anunciar la vuelta de la competencia a la ruta, única manera de poder viajar entre Asturias y Madrid a precios razonables sin una previsión de compra desorbitada. 
Publicar un comentario