19/10/15

DOS VUELOS DE IBERIA PROCEDENTES DE MADRID DESVIADOS DEBIDO AL VIENTO Y LA NIEBLA

Actualizado 18:45

Las condiciones meteorológicas adversas están marcando el desarrollo de la jornada en el aeropuerto de Asturias con DOS desvíos en vuelos de Iberia procedentes de Madrid y varios retrasos en los enlaces de Vueling y Volotea.

La ligera niebla presente sobre la instalación aeroportuaria no hubiera sido problema alguno de no ser por la presencia de ráfagas de viento que condicionaba los aterrizajes en Asturias.

La pista 29, única cabecera que cuenta con sistema antiniebla tubo que ser la pista utilizada para los aterrizajes a pesar de tener el viento de cola ya que la presencia de un banco de niebla impedía utilizar la cabecera 11, la más cercana al mar y que si tenía buenas condiciones de viento pero que no cuenta con sistema antiniebla, hecho que impedía su configuración como pista de aterrizaje (los aviones aterrizan y despegan con el viento en contra en condiciones normales)

 9:30h  IBERIA 0478 - DESVÍO A SANTANDER 
Por tales motivos el vuelo de Iberia IB0478 entre Madrid y Asturias operado por un Airbus A319 con capacidad para 141 pasajeros y que tenía prevista su llegada a las 8.37 al Principado, ha sido desviado a Santander tras intentar tomar tierra por la cabecera 11 que tenía buenas condiciones de viento pero baja visibilidad. Su vuelo de regreso asociado; el  IB0479 que iba a salir de Asturias a las 9.40 en dirección a Madrid y que iba lleno se ha operado desde Santander a donde los pasajeros fueron trasladados en autobús.
Varios pasajeros que utilizaban este vuelo matinal como viaje de ida y vuelta en el día decidieron no volar ante lo engorroso de viajar hasta Santander en autobús y reclamaron en la oficina que Iberia cuenta en el aeropuerto de Asturias.

 18:00h  IBERIA 0476 - REGRESOI A MADRID 


Igual que ocurrió esta mañana, otro vuelo de Iberia (el tercero de las 5 frecuencias diarias que opera por sentido) operado por otro A-319 intentaba aterrizar en Asturias tras hacer esperas sobre Gijón pero nuevamente las condiciones climáticas, con baja visibilidad que obliga a utilizar la pista 29 (con antiniebla) pero el viento en cola en esta pista que no facilita el aterrizaje en esta orientación frustraban el aterrizaje.
Tras no conseguir aterrizar en el aeropuerto de Asturias el avión regresó a Madrid.

La compañía intentará recolocar a parte del pasaje en el último vuelo Madrid-Astuias del día  que se opera con A-321, el avión de corto radio más grande de Iberia con capacidad para 200 pasajeros. El resto, viajará a Asturias mañana por la mañana en otros vuelos.

Da la casualidad que en este enlace viajaba Patricio Lorente, presidente de la fundación wikipedia, Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional que volaba a Asturias para asistir a los actos programados esta semana con motivo de la entrega de los galardones.


























PROBLEMAS EN LOS ENLACES DE VUELING Y VOLOTEA

Cinco minutos después de que el vuelo de Iberia decidiera desviarse a Santander sin intentar tomar tierra por la pista 29 (la que en principio tenía las mejores condiciones para ello) un avión de Vueling procedente de Barcelona y que había permanecido 15 minutos sobrevolando la región en espera de mejora  tomaba tierra por la pista 29.

Por el mismo motivo, el condicionante de niebla y ráfagas de viento en cola de hasta 15 nudos en el momento del aterrizaje, los vuelos de Vueling entre Málaga y Asturias y de Volotea entre Valencia y el Principado vieron retrasada su llegada varios minutos ante la imposibilidad de tomar tierra manteniéndose hasta 40 minutos en espera sobre la región.

El vuelo de Volotea que debía aterrizar procedente de Asturias intentó tomar tierra en una primera ocasión que frustró, lográndolo minutos más tarde con total normalidad.

Por estos motivos los enlaces de estas dos compañías con salida desde Asturias a Alicante y Málaga sufrieron ligeros retrasos.



RECORTE DE LA PISTA

Esta coincidencia meteorológica de niebla y viento de cola la pista en la que sí se permitiría aterrizar utilizando la ayuda del sistema antiniebla está también condicionada por la longitud de la pista y la fuerza de las ráfagas de viento. 
Los aviones, en condiciones generales, aterrizan y despegan con viento de cara para tener un control sobre la aeronave.
Al haber niebla, el aeropuerto está condicionado a utilizar la cabecera que si tiene ayudas para el aterrizaje (el conocido sistema antiniebla) pero si en esta dirección el viento está de cola, la longitud de la pista se convierte en un nuevo condicionante que puede frustrar definitivamente el aterrizaje de los aviones.

Publicar un comentario