14/1/16

VUELING REDUJO UN 9% SUS VUELOS A BARCELONA ELEVANDO LA TARIFA MEDIA EN 2015 CONSCIENTE DE NO TENER COMPETENCIA

170 operaciones menos, un recorte de más de 30.000 plazas en la ruta, aviones un 4,8% más llenos y precios más caros al tener una oferta más limitada.

Este es el resumen de la situación que se encontraron en 2015 los pasajeros que utilizaron la ruta de Vueling entre Asturias y Barcelona, única aerolínea que opera la ruta.

La ruta a la ciudad condal se desmarca del crecimiento general del aeropuerto asturiano y pierde pasajeros debido a la reducción de frecuencias.

En 2015 Vueling operó 1.705 vuelos regulares en la ruta con la ciudad condal, ofertando 306.900 asientos en la ruta. El dato representa un recorte de 30.600 plazas y 85 frecuencias (170 vuelos) en el corredor, un descenso del 9,02% respecto a 2014 cuando la aerolínea comercializó 337.320 plazas en 1.874 operaciones.

Mientras que por distancia y tiempo de viaje a Madrid utilizar el autobús, el coche o coche compartido y cada vez más el tren (que continua recortando el tiempo de viaje hasta la llegada de la prometida Alta Velocidad al Principado) siempre serán una alternativa a volar, el viaje entre Asturias y Barcelona es y seguirá siendo territorio en el que el avión es el único medio de transporte competitivo.

Vueling lo sabe. Y también es consciente de que opera la ruta sin competencia y  que los usuarios del aeropuerto de Asturias no tienen alternativas más competitivas para viajar a Barcelona. 

En 2015, a pesar del descenso de operaciones y plazas ofertadas en un 9,02%, (30.600 plazas menos) los pasajeros en la ruta descendieron sólo un 3,43%.
Así el año pasado fueron 256.468 los pasajeros que utilizaron los enlaces de Vueling entre Asturias y Barcelona, 9.090 menos que en 2014 cuando volaron  265.558 pasajeros.
Este descenso desigual en la oferta de plazas (-9,02%) y pasajeros (-3,43%) redundó en un aumento de casi 5 puntos en la ocupación de los aviones de Vueling que pasó del 78,8% de plazas ocupadas en 2014 al 83,6% en 2015.

Al mantenerse una demanda significativa pero reducirse la oferta, los usuarios pagaron de media más para viajar en la ruta que aumentó un 4,8% la venta de las tarifas más altas. 
Si en 2014 eran 142 personas las que viajaban de media en los aviones de Vueling en la ruta, en 2015 la cifra se elevó hasta los 151 pasajeros, 9 más por vuelo.
La ocupación media de los vuelos a destinos nacionales de Vueling  desde Barcelona en 2015 fue del 80,2% (3,4 puntos inferior al dato de Asturias) con 144 pasajeros de media por vuelo (7 menos que el dato de Asturias)

Una ruta estratégica
La de Barcelona (22,9% total pasajeros) es tras la de Madrid (33,3% total pasajeros) la ruta más utilizada en el aeropuerto de Asturias y de particular interés para el tráfico de negocios de la terminal asturiana que tiene un alto porcentaje de viajes de trabajo de ida y vuelta en el mismo día.
Ambas rutas, Madrid y Barcelona requieren de conexiones con varias frecuencias diarias que permitan ir y volver  en el mismo día en cualquiera de los sentidos, así como flexibilidad de horarios.

Mientras en la ruta a Madrid (que aún se resiente de la salida de Air Europa), Iberia aumentó sus pasajeros un 16,5% en 2015 tras incorporar a la ruta aviones de mayor capacidad y mantener unos horarios fijos durante todo el año en sus 5 frecuencias diarias, Vueling  que pierde pasajeros y reduce frecuencias, mantiene  una programación irregular que va desde una a tres conexiones diarias dependiendo del día de operación.

Lejos quedan las hasta 5 frecuencias diarias que operaban ClickAir, Air Nostrum y Spanair o más recientemente Vueling y Ryanair y que ofertaban un abanico de vuelos repartidos a lo largo del día.

Necesidad de un segundo operador en la ruta
Precisamente la dependencia del avión como único medio de transporte competitivo entre Asturias y Barcelona, y la dejadez de Vueling, único operador tras la salida de Ryanair y la quiebra de Spanair, urgen la llegada de un segundo operador que amplíe las frecuencias con la ciudad condal y abarate los precios gracias a la competencia.

La Alta Velocidad (tarde o temprano) llegará a Asturias y la competencia en tiempos de viaje y tarifas llegará finamente a la ruta a Madrid. Sin embargo, Vueling consciente de la falta de competencia en la ruta a Barcelona podrá mantener su posición de recortes de frecuencias mientras que el pasajero se verá avocado a seguir pagando billetes más caros con menor flexibilidad de frecuencias para viajar a Barcelona.









Publicar un comentario